Ensalada fría

Una receta muy popular en Cuba, perfecta para días de verano

Fotografías: Luis Vidal Rosales

Hace un par de semanas una amiga festejó su cumpleaños. Aprovechando el buen tiempo, organizó una barbacoa en uno de esos espacios preparados para este fin que hay en muchos parques y jardines públicos de Alemania. Como colaboración para tal evento, decidí preparar una ensalada fría cubana, una deliciosa receta, perfecta para disfrutar en días de verano y propicia para la ocasión.

La ensalada fría cubana o simplemente, ensalada fría, como se le llama en Cuba, es un plato que, en la isla, nunca falta en las fiestas de cumpleaños, las celebraciones de quince años, bodas y reuniones sociales o familiares. Tiene su origen en la cocina italiana, aunque se ha integrado a la cultura culinaria cubana. De fácil elaboración y alto contenido calórico y proteico, se prepara a partir de pastas cortas, generalmente, coditos, pero cualquier pasta corta italiana se adapta a la preparación. Algunas de las más comunes son Rigatoni, Macarrones, Tortiglioni, Penne, Fusilli, Rotini y Farfalle.

La característica principal de este popular plato es un agradable contraste dulce-salado, así como su versatilidad, pues los ingredientes que se utilizan para su elaboración pueden variar de acuerdo a la disponibilidad económica y a la imaginación de quién lo prepara. La receta que te traigo en este post está basada en la receta original, pero con mi toque personal.

Ensalada fría
La ensalada fría es un plato perfecto para días calurosos de verano

Ingredientes

  • 500 gr de coditos o cualquier otra pasta corta
  • 250 gr de pechuga de pollo
  • 150 gr de jamón cocido
  • 4 huevos
  • 1 piña o una lata de piña en su jugo
  • 2 manzanas
  • 2 cebollas rojas
  • Pepinillos encurtidos
  • Pimiento rojo asado en conserva
  • Aceitunas sin hueso
  • 1 taza de maíz tierno
  • Aceite de oliva
  • Mayonesa
  • Mostaza
  • Kétchup
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

1.


Comienza la preparación de la ensalada fría cubana con la cocción de la pasta. Primero, pon abundante agua a hervir en una cazuela con tapa. Cuando empiece el punto de ebullición, añade algo de sal y espera unos 30 segundos a que esta se disuelva. Seguidamente, agrega la pasta al agua hirviendo y deja cocer según las indicaciones del envase. Una vez que la pasta está cocida al dente, escurre el agua. Posteriormente, reserva la pasta en un bol grande o una fuente y cúbrela con papel film.

2.


En la misma cacerola donde cocinaste la pasta, pon un poco de agua a hervir para cocer las pechugas de pollo. Cuando el agua alcance el punto de ebullición, agrega sal y añade, seguidamente, las pechugas de pollo. Una vez cocidas, colócalas sobre papel de cocina y déjalas enfriar antes de desmenuzarlas o cortarlas en pequeños trozos. Finalmente, resérvalas en un bol, rociándolas con un poco de aceite de oliva y sal.

3.


Cuece los huevos 10 o 12 minutos en una olla con agua hirviendo. Después de este tiempo, sácalos de la cazuela y déjalos enfriar. Posteriormente, pélalos y córtalos en trocitos. Reserva uno para decorar. Mientras los huevos se cuecen y se enfrían, corta el jamón cocido y resérvalo.

4.


Pela y corta la piña en dados pequeños. A continuación, haz lo mismo con las manzanas, las cebollas y los pepinillos. Finalmente, resérvalos en un bol. No importa si están mezclados. Si utilizas piña en conserva, reserva el líquido de la conserva.

5.


Corta los pimientos rojos asados en trocitos y reserva algunos para la decoración, cortándolos en tiras.

6.


Ahora que tienes listos todos los ingredientes, es el momento de agregarlos a la pasta. Para ello, necesitarás un bol suficientemente grande. Primero, mezcla la mayonesa, el kétchup y la mostaza, en cantidades suficientes con relación a la cantidad de pasta. Luego, añade sal, pimienta y un poco de jugo de la conserva de piña. Seguidamente, agrega la mezcla a la pasta y remueve. Si crees que falta alguno de los ingredientes anteriores, adiciónalo de acuerdo a tu gusto.

7.


Agrega, poco a poco, el resto de los ingredientes, las pechugas de pollo, el jamón cocido, la piña, las manzanas, las cebollas, los pepinillos, los huevos duros, el maíz, y finalmente, las aceitunas. Remueve delicadamente cada vez que añadas uno de ellos. Finalmente, salpimienta en caso necesario.

8.


Deja reposar durante 5 horas en la nevera en un recipiente tapado. Después de pasado este tiempo, ya se puede servir. Presenta la ensalada fría en una fuente grande y decórala con uno de los huevos duros, y con tiras de pimiento rojo y aceitunas. Lo ideal sería preparar la ensalada fría la noche anterior para consumirla al día siguiente.

Ensalada fría
En Cuba nunca falta una ensalada fría en fiestas de cumpleaños u otras reuniones familiares o entre amigos

La ensalada fría cubana acompañada de un aromático vino blanco o también, de un rosado, bien fresco, en días calurosos de verano, es un plato perfecto para disfrutar en un aperitivo con amigos o familiares. Así mismo, el delicado contraste de sabores les encantará a todos. ¿Te animas a prepararla?

¡Hola! Soy Loulou

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en las estrellas para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 6

¡Sé el primero en puntuar este contenido!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?